BIENVENIDOS A TODOS LOS AMANTES DE LAS LETRAS

Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

viernes, 27 de agosto de 2010

Poemas José Ángel Buesa





Nació el 2 de septiembre del 1910, en Cruces, ahora Cienfuegos-Cuba. A la edad de 7 años ya compuso sus primeros versos. En su adolescencia se marcha a Cienfuegos a estudiar en el colegio de los Hermanos Maristas. Es en está ciudad donde su inspiración por sus gentes, el contorno y los cañaverales influyen ejerciendo un embrujo en el alma del poeta. Deja Cienfuegos para irse a trabajar a La Habana, donde la rutina de su empleo le da rienda suelta para tomar parte activa en los grupos literarios existentes en aquel entonces. Se le ha considerado como un poeta romántico, con un claro tono melancólico. Sus principales obras son: La fuga de las horas (1932), Misas paganas (1933), Babel (1936), Canto final (1936), Oasis, Hyacinthus, Prometeo, La Vejez de Don Juan, Odas por la Victoria y Muerte Diaria (todas de 1943), Cantos de Proteo (1944), Lamentaciones de Proteo, Canciones de Adán (ambas de 1947), Poemas en la Arena, Alegría de Proteo (ambas de 1948), Nuevo Oasis y Poeta Enamorado (1949). Su libro Oasis (1943) se reeditó en más de 26 ocasiones, así como Nuevo Oasis. Sus libros se agotaban tan pronto salían. Se dice que de un poema suyo fueron los primeros versos que se oyeron en la televisión cubana en el año 61. Catalogado por algunos críticos como poeta menor, cursi y fácil, no obstante podría afirmarse que ningún poeta cubano ha hecho mejor gala del neo-romanticismo americano. Muere el 14 de agosto del 1982 en Santo Domingo-Republica Dominicana.





POEMAS







A UNA LÁGRIMA




Gota del mar donde en naufragio

lento se hunde el navío negro de una pena;

gota que, rebosando,

nubla y llena los ojos olvidados del contento.

Grito hecho perla por el desaliento de saber

que si llega a un alma ajena,

ésta, sin escucharlo,

le condena por vergonzoso heraldo del tormento.

Piedad para esa gota,

que es cual llama de la que el corazón

se desahoga cual desahoga espinas una rama.

Piedad para la lágrima que azoga el dolor,

pues si así no se derrama,

el alma, en esa lágrima se ahoga...





ACUÉRDATE DE MÍ



Cuando vengan las sombras del olvido

a borrar de mi alma el sentimiento,

no dejes, por Dios, borrar el nido

donde siempre durmió mi pensamiento.

Si sabes que mi amor jamás olvida

que no puedo vivir lejos de ti

dime que en el sendero de la vida

alguna vez te acordarás de mí.

Cuando al pasar inclines la cabeza

y yo no pueda recoger tu llanto,

en esa soledad de la tristeza

te acordarás de aquel que te amó tanto.

No podrás olvidar que te he adorado

con ciego y delirante frenesí

y en las confusas sombras del pasado,

luz de mis ojos, te acordarás de mí.

El tiempo corre con denso vuelo

ya se va adelantando entre los dos

no me olvides jamás. ¡Dame un recuerdo!

y no me digas para siempre adiós.





CANCIÓN DEL AMOR PROHIBIDO



Sólo tú y yo sabemos lo que ignora

la gente al cambiar un saludo ceremonioso y frío,

porque nadie sospecha que es falso tu desvío,

ni cuánto amor esconde mi gesto indiferente.

Sólo tú y yo sabemos por qué mi boca miente,

relatando la historia de un fugaz amorío;

y tú apenas me escuchas y yo no te sonrío...

Y aún nos arde en los labios algún beso reciente.

Sólo tú y yo sabemos que existe una simiente

germinando en la sombra de este surco vacío,

porque su flor profunda no se ve, ni se siente.

Y así dos orillas tu corazón y el mío, pues,

aunque las separa la corriente de un río,

por debajo del río se unen secretamente.





ANIVERSARIO



Hoy hace un año, justamente un año.

Y llueve como entonces en el atardecer.

Y es una lluvia lenta, tan lenta que hace daño,

porque casi no llueve ni deja de llover.

Mi pena es una pena sin tamaño,

en el tamaño triste de un nombre de mujer,

aunque la gente pasa sin saber que hace un año,

y aunque la lluvia ignora que llueve como ayer...




ARTE POÉTICA




Ama tu verso, y ama sabiamente tu vida,

la estrofa que más vive, siempre es la mas vivida.

Un mal verso supera la más perfecta prosa,

aunque en prosa y en verso digas la misma cosa.

Así como el exceso de virtud hace el vicio,

el exceso de arte llega a ser artificio.

Escribe de tal modo que te entienda la gente,

igual si es ignorante que si es indiferente.

Cumple la ley suprema de desdeñarlas todas,

sobre el cuerpo desnudo no envejecen las modas.

Y sobre todo, en arte y vida, sé diverso,

pues sólo así tu mente revivirá en tu verso.





CORAZÓN EN LA NOCHE


Una ventana abierta. La lluvia.

Y un lejano recuerdo.Una calle vacía.

Nada más que una calle y el viento.

Corazón en la noche sin

que nadie comparta un sueño.

La lluvia, un hombre solo.

Y el dolor de las rosas que han muerto.

La vida está pasando.

La vida es lo que pasa no el tiempo.

Eso es así. Y no importa.

Lo demás es un largo silencio.





DE MUERTE EN FLOR


Morir de muerte en flor toda la vida,

en este sueño vertical, en este

fugaz contacto azul con lo celeste,

en esta vieja sed recién nacida...

Y volver luego con el alma erguida,

a la vez Norte y Sur, Este y Oeste,

de la propia emoción, ya en ansia agreste.

En inquietud sutil o en paz pulida.

Y resurgir de cada muerte diaria

más dueño de la vida, al ser más dueño

de esta muerte parcial y necesaria.

Y con esa cordial melancolía

de los pocos que saben cada día

morir y renacer dentro de un sueño.






DISCRETO AMOR



Mi viejo corazón toca a una puerta,

mi viejo corazón, como un mendigo

con el afán de su esperanza incierta

pero callando lo que yo no digo.

Porque la que me hirió sin que lo advierta,

la que sólo me ve como un amigo

si alguna madrugada está despierta

nunca será porque soñó conmigo...

Y, sin embargo, ante la puerta oscura

mi corazón, como un mendigo loco

va a pedir su limosna de ternura

Y cerrada otra vez, o al fin abierta,

no importa si alguien oye cuando toco,

porque nadie sabrá cuál es la puerta.





EL GRAN AMOR



Un gran amor, un gran amor lejano

es algo así como la enredadera que no quisiera

florecer en vano y sigue floreciendo aunque no quiera.

Un gran amor se nos acaba un día

y es tristemente igual a un pozo seco,

pues ya no tiene el agua que tenía

pero le queda todavía el eco.

Y, en ese gran amor, aquel que ama compartirá

el destino de la hoguera, que lo consume todo

con su llama porque no sabe arder de otra manera.






ELEGÍA NOCTURNA



Quién nos hubiera dicho que todo acabaría,

como acaba en la sombra la claridad del día.

Fuiste como la lluvia cayendo sobre un río,

para que fuera tuyo todo lo que era mío.

Fuiste como una lámpara

que se encendió en mi vida;

yo la soplé de pronto, pero siguió encendida.

Fuiste un río ilusorio, cantando en un desierto;

y floreció la arena como si fuera cierto.

Mi amor fue una gaviota que construyó su nido,

en lo alto de un mástil; ahora el buque se ha ido.

Ahora me envuelve un hosco silencio de campana,

donde sólo resuena tu campana lejana.

Como un surco amargo que se negara al trigo,

ahora mi alma no sueña, por no soñar contigo.





LA DAMA DE LA ROSA



Los que vieron la dama luciendo aquella rosa

que era como el fragante cóagulo de una llama,

no supieron decirme cuál era más hermosa:

si la rosa o la dama.

Los que vieron la dama llevar la flor aquella,

como un broche de fuego sobre su piel sedosa,

no supieron decirme cual era la más bella:

si la dama o la rosa.

Cuando pasó la dama, fue un perfume su huella.

Nadie supo decirme si fue la flor,

o ella,la que dejó la noche perfumada.Y yo, yo,

que la tuve desnuda sobre el lecho,yo,

que corté la rosa para adornar su pecho,

tampoco dije nada.




1 comentario:

*Luna dijo...

Unos bellos poemas preciosa entrada
un beso

Si te gusta mi mundo de letras, valora este blog