Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Autoayuda por Francia Fernández





Francia Fernández nace en Venezuela, actualmente reside en Rosario-Argentina, escribe desde que sintió la necesidad de hacerlo, a través de sus vivencias y experiencias, nos va enseñando que la vida no es tan mala si se sabe eludir bien los obstáculos, y que las adversidades están ahí para aprende, con sus letras nos da luz, ilusión, fe y esperanza. Por ello he catalogado sus escritos como autoayuda, así comenzó y así os la doy a conocer.



Las grandes cosas comienzan desde el interior de uno mismo.

Estaba necesitando hacer una limpieza dentro de mi, confieso que tenía temor de revisar mi mente y arreglar mi "Closet" mental porque no quería encontrarme con mis sombras. Me armé de valor y conseguí el tiempo y el espacio para mirarme, ordenar y desechar algunos pensamientos indeseados, rabias, rencores, sueños, ilusiones, que ya no forman parte de mi ahora...

Saqué todo y lo fui tirando al suelo, palabras horribles que nunca hubiera querido decir, heridas de alguien, recuerdos de un día triste, juicios y culpas.

Saqué del "closet" algunas "gavetas" donde había recuerdos que ya no uso y no quiero más...

También encontré cosas bonitas; un atardecer, un viaje, un abrazo estrecho, fotos con mis hijos, mis hermanos, mamá y papá, con viejos y nuevos amigos.

Me fui encantando y distrayendo con cada uno de aquellos recuerdos, busqué donde colocar mis sonrisas futuras, alegrías pretendidas y las coloqué en una "caja" bien ordenaditas.

Arrojé directo a la basura palabras de rabia y dolor, pues casi no las uso...Y otras que aún me hieren para después ver que hacer con ellas.

Me senté en el piso para escoger lo que dejaría en mi vida, encontré en un "cofre" donde estaban la sonrisa, la alegría, la esperanza, la fe, lo coloqué en la mesita de noche para disfrutarlas y no dejarlas para cuando las necesite.

Finalmente limpié con un pañito la "repisa" de mis metas y las dejé visibles para no olvidarlas.

Limpiando mi interior encontré cosas nuevas y positivas, ahora reconozco lo que es especialmente valioso, y descarté lo que me quita la paz.

Es reconfortante y realmente un aliciente descubrir que cada día podemos elegir de nuevo.




2014 (c) Francia Fernández
(Todos los derechos reservados)


Entradas populares