Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

lunes, 19 de julio de 2010

Poemas Jorge Luis Borges




Jorge Francisco Isidoro Luis Borges, nació en Buenos Aires (Argentina), el 24 de agosto del 1899. Fue un niño prodigio y uno de los escritores más emblemáticos argentino del siglo XX. Por influencia de su abuela inglesa, fue alfabetizado en inglés y en español. En 1914, viajó con su familia a Europa y se instaló en Ginebra, donde cursó el bachillerato. En 1921, regresó a Buenos Aires y fundó con otros importantes escritores la revista Proa. En 1923, publicó su primer libro de poemas, Fervor de Buenos Aires. Sin lugar a dudas, ha sido uno de los grandes creadores y pensadores que han sido capaces de llegar a la entraña misma de la condición humana. Hombre de ficción literaria, paradójicamente favorito de semióticos, matemáticos, filólogos, filósofos y mitólogos, ofrece, por la perfección de su lenguaje, la erudición de sus conocimientos, el universalismo de sus ideas, la originalidad de sus ficciones, la belleza de su poesía, una verdadera suma que honra la lengua española y el espíritu universal. Aquejado de una enfermedad en los ojos desde 1923, sufre sucesivas operaciones de cataratas y pierde casi por completo la vista en 1955. Tiempos después se referiría a su ceguera como "un lento crepúsculo que ya dura más de medio siglo". Desde su primer libro hasta la publicación de sus Obras Completas (1974), trascurrieron cincuenta años de creación literaria durante los cuales superó su enfermedad escribiendo o dictando libros de poemas, cuentos y ensayos, admirados hoy en todo el mundo. Recibió importantes distinciones de diversas universidades y gobiernos extranjeros y numerosos premios, entre ellos el Cervantes en 1980. Su obra fue traducida a más de veinticinco idiomas y llevada al cine y a la televisión. Prólogos, antologías, traducciones, cursos y charlas dan testimonio de la labor infatigable de ese gran escritor, que cambió la prosa en castellano, como lo han reconocido sin excepción sus contemporáneos. Borges falleció en Ginebra el 14 de junio de 1986.









ANTOLOGIA POETICA







AMANECER




En la honda noche universal

que apenas contra

dicen los faroles

una racha perdida

ha ofendido las calles taciturnas

como presentimiento tembloroso

del amanecer horrible

que rondalos arrabales

desmantelados del mundo.

Curioso de la sombra

y acobardado por la amenaza del albare

viví la tremenda conjetura

de Schopenhauer y de Berkele

que declara que el mundo

es una actividad de la mente,

un sueño de las almas,

sin base ni propósito ni volumen.

Y ya que las ideas

no son eternas como el mármol

sino inmortales como

un bosque o un río,

la doctrina anterior

asumió otra forma en el alba

y la superstición de esa hora

cuando la luz como una enredadera

va a implicar las paredes de la sombra,

doblegó mi razón

y trazó el capricho siguiente:

Si están ajenas de sustancia las cosas

y si esta numerosa Buenos Aires

no es más que un sueño

que erigen en compartida

magia las almas,

hay un instante

en que peligra desaforadamente su ser

y es el instante estremecido del alba,

cuando son pocos los que sueñan el mundo

y sólo algunos trasnochadores conservan,

cenicienta y apenas bosquejada,

la imagen de las calles

que definirán después con los otros.

¡Hora en que el sueño pertinaz de la vida

corre peligro de quebranto,

hora en que le sería fácil a Dios

matar del todo Su obra!

Pero de nuevo el mundo se ha salvado.

La luz discurre inventando sucios colores

y con algún remordimiento

de mi complicidad en el resurgimiento

del día solicito mi casa,

atónita y glacial en la luz blanca,

mientras un pájaro detiene el silencio

y la noche gastada

se ha quedado en los ojos de los ciegos.





ARTE POÉTICA



Mirar el río hecho de tiempo y agua

y recordar que el tiempo es otro río,

saber que nos perdemos como el río

y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño

que sueña no soñar y que la muerte

que teme nuestra carne es esa muerte

de cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo

de los días del hombre y de sus años,

convertir el ultraje de los años

en una música, un rumor, y un símbolo,

ver en la muerte el sueño,

en el ocaso un triste oro,

tal es la poesía

que es inmortal y pobre.

La poesía vuelve como

la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara

nos mira desde el fondo de un espejo;

el arte debe ser como ese espejo

que nos revela nuestra propia cara.

También es como el río interminable

que pasa y queda y es cristal de un mismo

Heráclito inconstante,

que es el mismoy es otro,

como el río interminable.




AUSENCIA



Habré de levantar la vasta vida

que aún ahora es tu espejo:

cada mañana habré de reconstruirla.

Desde que te alejaste,

cuántos lugares se han tornado vanos

y sin sentido, iguales

a luces en el día.

Tardes que fueron nichos de tu imagen,

músicas en que siempre me aguardabas;

palabras de aquel tiempo,

yo tendré que quebrarlas con mis manos.

¿En qué hondo

nada esconderé mi alma

para que no vea tu ausencia

que como un sol terrible,

sin ocaso, brilla definitiva

y despiadada?

Tu ausencia me rodea

como la cuerda a la garganta,

el mar al que se hunde.






EL ENAMORADO



Lunas, marfiles, instrumentos,

rosas, lámparas y la línea de Durero,

las nueve cifras y el cambiante cero,

debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado

fueron Persépolis y Roma

y que una arena sutil midió la suerte

de la almena que los siglos

de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas

y la pira de la epopeya

y los pesados mares

que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros.

Es mentira. Sólo tú eres.

Tú, mi desventura y mi ventura,

inagotable y pura.



EL SUEÑO



Si el sueño fuera ( como dicen )

una tregua, un puro reposo

de la mente,

¿por qué si te despiertan

bruscamente,

sientes que te han robado una fortuna?

¿Por qué es tan triste madrugar?

La horanos despoja

de un don inconcebible,

tan íntimo que sólo es traducible

en un sopor que la vigilia dora

de sueños, que bien pueden ser reflejos

truncos de los tesoros de la sombra,

de un orbe intemporal que no se nombra

y que el día deforma en sus espejos.

¿Quién serás esta noche en el oscuro

sueño, del otro lado de su muro?




LABERINTO


No habrá nunca una puerta.

Estás adentro y el alcázar

abarca el universo

y no tiene ni anverso ni reverso

ni externo muro ni secreto centro.

No esperes que el rigor de tu camino

que tercamente se bifurca en otro,

que tercamente se bifurca en otro,

tendrá fin.

Es de hierro tu destinocomo tu juez.

No aguardes la embestida

del toro que es un hombre

y cuya extraña

forma plural da horror a la maraña

de interminable piedra entretejida.

No existe. Nada esperes.

Ni siquieraen el negro crepúsculo la fiera.




SOY


Soy el que sabe que no es menos vano

que el vano observador que en el espejo

de silencio y cristal sigue el reflejo

o el cuerpo (da lo mismo) del hermano.

Soy, tácitos amigos, el que sabe

que no hay otra venganza que el olvido

ni otro perdón. Un dios ha concedido

al odio humano esta curiosa llave.

Soy el que pese a tan ilustres modos

de errar, no ha descifrado el laberinto

singular y plural, arduo

y distinto,del tiempo,

que es de uno y es de todos.

Soy el que es nadie,

el que no fue una espada

en la guerra. Soy eco, olvido, nada.




INSTANTES


Si pudiera vivir nuevamente mi vida.

En la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto,

me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido,

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos,

haría más viajes,

contemplaría más atardeceres,

subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido,

comería más helados y menos habas,

tendría más problemas reales

y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas

que vivió sensata y prolíficamente

cada minuto de su vida;

claro que tuve momentos de alegría.

Pero si pudiera volver atrás trataría

de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben,

de eso está hecha la vida,

sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca iban

a ninguna parte sin termómetro,

una bolsa de agua caliente,

un paraguas y un paracaídas;

Si pudiera volver a vivir,

viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir comenzaría

a andar descalzo a principios

de la primavera y seguiría así

hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en calesita,

contemplaría más amaneceres

y jugaría con más niños,

si tuviera otra vez la vida por delante.

Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.





El poema no se parece a nada de lo realmente escrito por Borges. Sin embargo, la profusa difusión que se le ha dado a la especie de que Borges lo escribiera, ha hecho que la gente crea como cierta esta suerte de leyenda urbana de la literatura de habla hispana. En aquella entrevista baylyana, la Kodama reveló que la autora de “Instantes” es realmente Nadine Stair, pero un completo estudio de Iván Almeida, además de estar amenamente escrito, ofrece una conclusión sobre un nombre adicional: Ron Herold. Según Almeida, “Instantes”, además de haber sido atribuido erróneamente a Borges, lo ha sido también respecto a la señora Stair.



Entradas populares