Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

miércoles, 6 de octubre de 2010

El Amor de los Árboles por Mario Beer-Sheva

 



Como en los viejos cuentos, desde mi ventana, todas las mañanas los veo llegar.
En verano y primavera, caminan por la sombra y en las otras estaciones, lo hacen por el sol. Siempre, tomados de las manos, como dos chiquilines, se ríen y se dicen secretos, que sólo ellos sabrán. Creo que recuerdan el ayer y gozan, recordándolos en el hoy. Hay veces que practican un juego, pisando sólo las sombras y otras pisando el sol. El paseo *de los tilos*, es el recorrido mejor. En invierno, los árboles los protegen, en otoño, pisan las hojas secas y con mucha risa, festejan, el ruido de la hoja al ser triturada, en verano, toman el árbol de más sombra y refrescan, sus gargantas, de la sed y el calor y en primavera, compiten con los pájaros, silbando y arrullando para ver quien lo hace mejor.
Mi curiosidad me abrió el apetito del saber y me acerqué a ellos, para conocerlos mejor. Tomados de las manos y entre risas y muecas, esta pareja de ancianos, me contaron la verdad. Se conocieron en el bosque de los tilos, se enamoraron, se casaron y una familia formaron. Por costumbre visitaban el bosque y en cada árbol, con tiza, un corazón dibujaban y dentro de él, una propuesta dejaban. El tiempo borró la tiza, pero ellos los recordaban y todos los días pasaban. Ellos decían y aseguraban, que hablaban con los árboles y los tilos les prometían que cuando uno de ellos mueran, la escritura de la tiza se transformaría en grabados en los troncos. Y la posteridad conocerían al amor que los años no pudieron derribar y sólo la muerte podría separar.
Hoy no los vi llegar, caminé hacia el bosque y tuve una gran sorpresa, en todos los árboles estaban grabados con un corazón y dentro de ellos se leía:
¡Sólo amor, nada más que amor!



Mario Beer-Sheva




Entradas populares