Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

sábado, 10 de septiembre de 2011

Poemas Ignacio Díaz





Ignacio Díaz, nace el 24 de noviembre del 1981, en Buenos Aires-Argentina. Abogado, escritor y poeta. “Quiero creer que un día de lluvia, muy ameno al devenir de un poeta”, - nos comenta Ignacio -. Comenzó escribiendo en un blog que lo dedicó a sus poemas; http://www.largocaminodelolvido.blogspot.com/, de este se fue animando a otras proezas literarias, hasta que la noche de Buenos Aires le permitió conocer una historia de mujeres que venden amor por dinero. Así pues, comenzó a escribir historias cortas de ahí nació su otro blog; http://www.mentiraysonrisas.blogspot.com/, hasta que esas historias un día se transformaron en una novela. Despertó el interés de una editorial de Zaragoza-España y se unieron en un proyecto que dio nacimiento a su primera novela “Detrás de las sonrisas” publicada en el 2010 por la editorial La fragua del trovador. Se hizo la presentación en Zaragoza con la colaboración de una compañía teatral que actuó con algunos capítulos de la novela. Posteriormente fue invitado hacer otra presentación a Orense-España, por el círculo poético de esta misma ciudad. En el 2011 realizó otra representación teatral en Zaragoza de la novela. Tiene dos novelas salidas del tintero una de ellas; “La sucesión” intenta relatar la violencia de una época pero, como la violencia se rehúsa a marcharse, la novela no lleva ningún tipo de nombre personal, es un relato anónimo, una novela policial en dónde el lector tendrá que poner el conocimiento para situarse en tiempo y espacio. Y la otra novela recién salida de su pluma es; “Ella, ella, ella, corta, concisa” basada en hechos reales sucedidos entre un pueblo pequeño y una importante ciudad en España con una actual concejala representando a la izquierda. Además de todo, para completar esta descripción personal debo decir; que colaboró con artículos históricos en la revista del Colegio Público de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.





POEMAS



DE LLAMARME…


No te preocupes por mí,
sé que no lo haces
con mala intención,
si no te dije lo que pienso
quizás no tuve valor,
siempre estaré libre,
aunque no lo esté,
pendiente a tu llamado,
pero tendré que dormir,
besar otras manos,
incluso ser feliz.
Cuando lo consideres oportuno,
levantes la vista
y no me puedas ver,
sabrás donde estoy,
olvidaré mis pasos a tus ojos,
ellos descubrirán el camino,
será fácil seguirlo;
dejaré todo lo que tengo,
lo que pueda tener,
y lo que nunca he querido.
Una palabra será suficiente,
me arrastraré a tu lado
si así lo prefieres,
del pasado sin preguntas,
no te apresures, no digas nunca,
aún no ha llegado ese tiempo,
ya tendrás mi oportunidad,
de volver a lo que quise,
de llamarme y me tendrás.

 

CUANDO EL ALMA NO ALCANZA


Mi mano y el conflicto con la pluma,
el bolígrafo sin tinta,
tachando ciertos papeles,
el que quisiera ser,
el libreto que imaginé,
un actor de reparto,
la actriz que me condena sin palabras.
¿En quien pienso cuando no escribo?
el temor a que lea más allá,
tras la cota de malla,
el fondo de mis pensamientos,
el gris de la memoria,
saber que los renglones son su culpa,
los versos, la distancia,
aunque el tiempo se extingue,
los deseos son perpetuos,
derivan en excesos,
atemperados con las dosis
de efímeros consejos,
la felicidad fingida,
reír con espíritu de reserva,
manifestaciones sonoras
del que pretende olvidar,
desoír el murmullo
de la adicta soledad,
segura que la causa de mi ruina
es la desidia en su mirada,
cuando el dinero abunda,
y el alma no me alcanza.


 

CONCILIAR EL SUEÑO


Dormía intentando conciliar el sueño,
escapando a lo que hay,
la realidad que nos sumerge,
la mano aferrada a los tobillos,
la vida que se empeña en hundirnos,
a veces consigue su objetivo,
pero es cuestión de sacar la cabeza,
respirar luchando contra el mal,
rebelarnos, pensar la revolución,
y ahí estabas, no era cierto,
mis ojos cerrados me traicionan,
maldita impotencia,
no domino las tinieblas,
la oscuridad de la habitación,
la hora que dijiste hasta mañana,
el temor de estar solo,
sin que me calmes,
aunque sea tu respiración,
me beses en exceso,
sonrías sin motivos aparentes,
que seas mi ancla
luchando contra la corriente,
cuando no se puede navegar,
desoír las advertencias,
comenzar sin principio ni final.





PINCHA EN LA IMAGEN

Reseña ¿A que hora se transforman las princesas en putas? La oscuridad, el sentir clandestino, el dinero como anzuelo, el misterio de la venta de amor, los ojos diurnos de la gente común, marginados de comprender el comercio carnal; prostituta, golfo, meretriz, rufián, chulo, casa de tolerancia, prostíbulo, puterío, cliente, consumidor, consumido, las demás, madame. ¿Se nace o se hace? Los párrafos derramados en medio de las tapas encierran sentimientos que tal vez acerquen al lector a comprender los usos y costumbres, los miedos y tristezas de las mujeres de ocasión. ¿Quién es quien? No sin poco dolor se intentará refutar que el trabajo no es sencillo, sino que se trata de una relación, entre victima y victimario, de una de las profesiones más difíciles del mundo.


Entradas populares