Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

martes, 12 de marzo de 2013

Poemas Manuel Moya






Manuel Moya Escobar, natural de Fuenteheridos-Huelva, donde reside en la actualidad. Poeta, critico literario, narrador, traductor, editor, además de promotor cultural. Estudió filología hispánica en la Universidad de Sevilla. Ha publicado una docena de libros de poesía con los que ha obtenido premios de relieve como Ciudad de Córdoba (1997), Ciudad de Las Palmas (2001), Leonor (2001) o más recientemente el Fray Luis de León (2010), Apuntes del Natural (2013) ha ganado el certamen de la tercera edición del Premio Iberoamericano de Poesía Hermanos Machado. Como prosista ha editado un libro de cuentos, La sombra del caimán 2006, las novelas; La mano en el fuego 2006, La tierra negra 2009, Majarón 2009, y Las cenizas de abril 2011, relacionada con la reciente historia portuguesa (lengua a la que ha sido traducida), con la que obtuvo el premio Fernando Quiñones de novela. En poesía ha publicado; La noche extranjera 1994, Las horas expropiadas 1995, Las islas sumergidas 1997, La posesión del humo (bajo el seudónimo de Violeta C. Rangel) 1997, Memorias del desierto 1998, Habitación con islas (antología poética 1984-1998), Lección de sombras 1999, Taller de máscaras 2002, Cosecha roja (poemas de Violeta C. Rangel), Habitation avec les iles 2007, Quarto com islas 2008, De puertos y fronteras 2011, Isla de sutura 2011, entre otros. Su nombre aparece en más de una treintena de antologías poéticas y en una decena de narrativas, editadas tanto en España como en el extranjero.





POEMAS




LLUVIA

Tienen sed los campos. 
Ha llovido poco últimamente.
Pasaron las tormentas que no dejaron nada.
Sacaron a los ídolos y no vino la lluvia.
La lluvia viene cuando quiere. No tiene su sazón
hora fijada. Mucha o poca, 
la lluvia jamás mide
cuanto otorga, ni prevé 
dónde será bien recibida.
Llueve con simpleza, simplemente.
Se deja llover por puro gusto.
No castiga la lluvia, no condena. 
Jamás la lluvia aplaude, 
jamás se afirma en nada.
Es un don la lluvia, y no lo sabe.




NO LOS HOMBRES

No los hombres 
que vuelven de Hispanía o de Cartágo
cegados por el mirto o por el oro,
no aquéllos, cuyos torsos 
perturban los jardines,
no los estrelleros, los escribas
ni el vencedor de Farsalia;
desde luego no los príncipes 
ni el gladiador 
que volvió a eludir la muerte, 
no el impúdico tribuno, ni el hebreo 
tonante, inexpresivo,
al que temí menos por su sangre 
que por su misterio,
no ninguno de los dioses 
que dicen verdaderos
a quienes en su temor y en su codicia
tantos se encomiendan,
sino ver a mi padre 
entrando solo en la ciudad
herido y sin escudo, 
deslumbrante.


 (A mi padre, a quien tanto esperaba cada tarde de mi infancia.)





SALARIO

A cada hombre su luna y su salario, 
su tanto de sal, su pobre mano
abrasada y hueca. Yo fui
con esos hombres y como uno de ellos
he vuelto a casa con la luna en los ojos.
Como cualquiera de ellos
he visto sucederse la lluvia en los plantíos 
y el sol en los 
últimos jaguarzos de la tarde, 
cuando es la luna todavía un ojo helado. 
Cada hombre tiene su luna y su prodigio,
su tormenta y su hora de estar viendo llover
impasible a la lluvia. Yo vi a los hombres,
a muchos de esos hombres llegar ante mi puerta,
llamarme por mi nombre y pues he sido
uno de esos hombres, y con ellos
dormido en el barbecho
y grabado en este tronco mi memoria
y su sazón, me vuelvo ahora, 
aterido y débil en pos de mi salario. 






SOBRE LOS PIRATAS QUE SE LANZAN 
A LAS AVENTURAS DE LAS ISLAS

Habitan en mi agenda piratas misteriosos,
a veces me llaman o les llamo, son cordiales,
parecen divertirse con mis cosas
y envían largas cartas que obligo a descifrar 
a mi señora. Por ella sé que son piratas 
que buscan un tesoro (el que yo busco),
que esperan que yo les dé una pista, 
cualquier pista, las mismas que entre líneas 
les imploro. 



Blog del poeta Manuel Moya: http://laisladelased.blogspot.com.es/



Entradas populares