Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

miércoles, 6 de abril de 2016

Poemas Alaíde Foppa


Alaíde Foppa (1914 - 1980)

Alaide Foppa Falla, nació en Barcelona el 3 de diciembre del 1914. Poetisa, feminista, profesora, crítica de arte y traductora. De padre argentino y madre guatemalteca, exiliada en México por activista en defensa de la mujer, fundó la revista FEM, además de llevar un programa de radio llamado “el foro de la mujer”, integrada también en la Agrupación Internacional de Mujeres contra la Represión.

En este mismo país,  se casó con el guatemalteco Alfonso Solórzano, donde también tuvo 3 de sus 5 hijos. Y donde escribió gran parte de su obra poética. En esta ciudad fue docente de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autonómica, en la cual ejerció la cátedra de literatura italiana y sociología. Antes de radicar su residencia en México estuvo en Guatemala donde consiguió la nacionalidad, también estuvo residiendo en Italia, donde estudió Historia del Arte y Letras. 

El 19 de diciembre del 1980, viaja a Guatemala para renovar su pasaporte, ahí la secuestraron a plena luz del día se dice que  por el gobierno del general Fernando Romero Lucas García, y asesinada posteriormente. 

En 1999 su hijo Julio condujo una campaña a nivel internacional para encontrar los restos de su madre y a los culpables de su muerte. Más tarde se supo que el cuerpo de Alaíde había sido encontrado en el cementerio de La Verbena de la Ciudad Guatemalteca.

Algunas de sus obras: 

Poesía: 
España (1945) El ave Fénix: Las palabras y el tiempo.
México (1945) Poesías.
México (1958) Los dedos de mi mano.
México (1970) Guirnalda de primavera.


Ensayo:
México (1966) La poesía de Miguel Ángel.
México (1975) Confesiones de José Luis Cuevas.




POEMAS



EL SEXO

Oculta rosa palpitante 
en el oscuro surco, 
pozo de estremecida alegría 
que incendia en un instante 
el turbio curso de mi vida, 
secreto siempre inviolado, 
fecunda herida.



EL SUEÑO

En tan blando nido 
mi corazón descansa, 
ni lo asombran 
los perdidos fantasmas 
que se asoman. 
Pasa por mi sueño 
la ola calma 
de mi respiro. 
En tanto olvido 
el tiempo de mañana 
se prepara, 
mientras estoy viviendo 
efímera muerte.




OSCURO CANTO

Oscuro canto
que brota
de la honda esperanza
rota,
y del retorno
al círculo cerrado.
Peso escondido
como hijo sin nacer
en el vientre profundo,
apretado nudo
en el lugar del corazón.
Ay, tampoco suena
ni sube
el nocturno canto
hacia el cielo lejano.
Es una voz sorda
que se ahoga en la garganta,
es un grito callado.
Y si sube,
no es un vuelo
en la noche muda,
es sólo una nube de humo
que se pierde en la sombra.



UN DÍA

Este cielo nublado
de tempestad oculta
y lluvia presentida
me pesa;
este aire denso y quieto,
que ni siquiera mueve
la hoja leve
del jazmín florecido,
me ahoga;
esta espera
de algo que no llega
me cansa.
Quisiera estar lejos,
donde nadie
me conociera:
nueva
como la yerba fresca,
ligera,
sin el peso
de los días muertos
y libre
ir por caminos ignorados
hacia un cielo abierto.





               



Entradas populares