Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

martes, 28 de febrero de 2017

Ellos...




Helena iba conduciendo su coche, en la parte de atrás estaba su hijo Alex mirando por la ventana, se dirigían a casa, cuando el niño le pidió; -mamá no puedo aguantar más- La madre accedió parando el coche muy cerca de un pueblo abandonado. -Ahora vengo- fueron sus palabras, saliendo precipitado del montículo. Helena aprovechó y bajó también del coche, se encendió un cigarrillo, deseaba dejar de fumar, pero ese lugar la puso algo nerviosa. Observaba al niño que parecía hablar con alguien, veía sus gestos de mover los labios aunque no entendía bien que decía, vio que su cabeza giraba de un lado a otro como signo de negación. Se extrañó...empezó a llamarlo, el niño la miro desviando posteriormente la mirada, volvió la atención para donde parecía haber alguien que ella no veía. Un escalofrío le recorrió todo el cuerpo, tiró el cigarro al suelo, llamando al niño con más perseverancia, con más contundencia, -Alex, ven ya que nos vamos, se hace tarde-. El niño levantó la mano despidiéndose del aire, porque su madre seguía sin ver a nadie por aquel lugar tan extraño. Cuando su hijo llegó a su encuentro, la madre le preguntó: -¿con quién estabas hablando?- con unos niños mamá, contestó- ¿con unos niños? pero si no hay nadie en este lugar, -si mamá- le respondió el niño. -Están jugando, me invitaron a unirme a sus juegos, pero yo les dije que no podía que me estabas esperando para irnos a casa. -Son diferentes mamá - prosiguió contando el chiquillo, -blancos de piel, sus ropas son oscuras....-, no dejó que acabara, Helena no daba crédito a lo que Alex le estaba contando así que no se lo pensó dos veces, subió a su hijo al coche, saliendo de aquel lugar lo más rápido que pudo.






© 2017 Rosana Martí ®
(Todos los derechos reservados)



Entradas populares