Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

domingo, 3 de diciembre de 2017

La Tienda De Antigüedades (3ª Parte)




A primera hora de la mañana, Paúl ya estaba en comisaría como le había prometido al comisario, pero claro sin el muñeco, al cual buscó hasta la saciedad el día anterior. Ahora tendría que explicar la desaparición del mismo. Recordaba todo y le resultaba absurdo. No entendía como en un instante le podía cambiar la vida, una vida que hasta el momento había trascurrido con normalidad y tranquilidad. Respiro hondo camino por los pasillos de la comisaría, hasta que encontró un policía al cual saludó y preguntó:

- Buenos días agente, vengo a ver al comisario Estévez. Mi nombre es Paúl Andrew.

- El despacho del comisario está al final del pasillo a la derecha. 

- Gracias agente.

Paúl se dirigió pasillo abajo hasta llegar al final y dirigió su mirada primeramente hacia la derecha, enseguida vio el despacho, anduvo hacia él y llamo a la puerta.

-Adelante, oyó desde el interior.

Antes de abrir la puerta, respiro hondo llenando sus pulmones de esperanza, ahora que le iba a decir al comisario, no sé si le iba a creer. Suspiro y entró.

- Buenos días comisario.

- Buenos días tome asiento por favor.

Cuando fue a sentarse divisó al muñeco encima de un archivador. Paúl ya no se sentó quedó perplejo ante la visión del muñeco. Y dijo casi desesperante.

- ¿Qué hace el muñeco aquí? lo he estado buscando como un loco por toda la casa sin saber su paradero. He venido desanimado pues no sabía como contarle la desaparición misteriosa del muñeco.

- El comisario sonrió algo irónico. Tranquilícese hombre. Tengo que decir que el muñeco apareció en comisaría esta madrugada,  pregunté a los agente si lo había  traído usted o otra persona y nadie supo decirme como fue a parar a una de las sillas de la entra de información. En fin lo que ocurre es que esto ya no sé como tratarlo sinceramente, parece de brujas. Lo peor es que sigue sin aparecer el dueño que le llevó el muñeco a la tienda. Paúl estaba estupefacto, no daba fe alguna a todo aquello parecía una terrible pesadilla que no acaba nunca. 

Sin ya nada que hacer por el momento, salió de la comisaría con la boca seca, el corazón palpitante y la sensación de no haber dormido en una semana. Anduvo sin rumbo fijo durante un par de horas más o menos. Volvió a su casa, he intentó hacer vida normal. Al día siguiente; bajó compró el periódico y leyó estupefacto una de las noticias que encabezaba la portada en letra pequeña.


NOTICIA DE ÚLTIMA HORA:

Ha aparecido ahorcado en un motel en el centro de la ciudad, un hombre del cual se desconoce su identidad, aparentemente sin signos de violencia, los primeros indicios indica que se trata de un suicidio. La investigación se mantiene abierta por el momento hasta que el forense le practique la autopsia al cadáver. La policía no descarta ninguna hipótesis del caso, que por el momento se encuentra en secreto de sumario. Curiosamente el fallecido portaba en una de sus manos un muñeco ventrílocuo con una sonrisa siniestra en su cara. Cuando llegó al anatómico forense, el muñeco ya no estaba. 




FIN





© 2017 Rosana Martí ®
(Todos los derechos reservados)




Entradas populares