Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

sábado, 22 de enero de 2011

Poemas Santiago Medina





Santiago Medina, nace el 1963 en Madrid-España. Empezó a escribir poesía a la edad de 17 años, apoyado por su familia. Ahora su musa es su mujer y sus hijos, gran apasionado del arte en todas sus formas, la literatura, el cine. La naturaleza y los viajes su gran pasión.


Fue finalista del premio II certamen poético Internacional María Escalera Martínez con la poesía “Yo conozco una palabra”.

Primer Premio del I concurso poesías de Amor Casteoliveral con derecho a publicación de sus trabajos en un libro. La poesía ganadora es “Recuerdos”.

Finalista en el concurso “Caminos Inciertos” del Centro de Estudios Poéticos con la publicación de “Ojos Verdes”.

Recitó poemas en la Vigilia de Julio de 2010 del centro de poesía José Hierro en Getafe (Madrid).

Colaboró en el cartel de festejos con 2 poemas de Hontanar (Toledo) en 2010 septiembre con 2 poemas: “La luna Coquetea” “y “Hontanar”.

Tiene dos libros publicados: “Vivencias I”, pensamientos poéticos de nuestros días y “Amor y Desamor de la A@Z”, son los amores y desamores del propio autor.

Actualmente colabora en un programa de radio “Solitario de Letras” cuya web es: www.ondapoligono.com

Tiene un blog en Internet:  http://poesiadesantiagomedina.blogspot.com/
no dejéis de visitarlo y seguir disfrutando de sus bellos poemas.






POEMAS




SUS LABIOS ROMPEN EL SILENCIO


Sus labios rompen el silencio de la mañana
sus palabras me susurran al oído melodías infinitas
incorporándome con suavidad con su aliento calido
alzándome sin temor con las letras de su canción divina
que suena una y otra vez levantándome el animo errante
dirigiéndose sin remedio al amor sin miramientos por ella,
canciones que suenan como si de música arpas se tratara
con sonidos mágicos que de su boca emanan
mezclándose con sus besos encontrados en mi mejilla,
algunos de ellos perdidos en mis labios ansiados de su cariño
que alimentan mi corazón y mi pasión por tenerla.
Diosa al amanecer,
princesa del sol de mi atardecer y al anochecer reina de mi
alma que con impaciencia espero su presencia
en este lar de alegría infinita cubriendo con su cuerpo nacarado
el lecho de pasión en compañía de mis manos
que se impacientan cada segundo de su vida
por tenerla en sus palmas.
El tiempo pasa y yo admiro su escultura
reflejo de belleza que mis ojos entretiene llenando de color mis pupilas imagen difícil de borrar de mi mente perezosa
que despierta del letargo con su generosa de dulzura.



TE MIRO CUANDO PISAS EL ASFALTO


Te miro cuando pisas el asfalto
con tus pies delicados lo taconeas
moviendo tu cuerpo con música definida,
sonidos melódicos que escuchan mis oídos
haciéndome disfrutar de su canción generosa
símbolo que despierta mis instintos ocultos
que se presentan ante ti con honores de princesa
queriendo hacerte reina
de este reino de felicidad suprema
que simboliza mi deseo de tenerte a mi lado
tan cerca de mi como tu negra sombra
que oscurece tu figura de sirena en este mar de pasión
en el que yo me ahogaría para no dejar de sentir.
Tú, la armonía de mi mirada
que con tu sonrisa sonada de cuya música me entretiene
a mi mente detiene
dejando lapsus blancos en la madrugada.




ÁRBOLES DESNUDOS….


Árboles desnudos duermen en el día
esqueletos del bosque que cubren el suelo
alfombra de hojas que decoran sus raíces
cadáveres del invierno que cayeron al vacío.
El frío abriga su tronco leñoso
con escarcha tapa su corteza de naturaleza dormida
que sueña con la plenitud de la verde primavera,
sus copas se engalanan con sombreros de pajas y ramas
donde las aves allí hicieron sus lechos de maternidad
viviendo sin pedir permiso una temporada.
Las envidias de otros se denotan en el aire
de aquellos que conservan sus ropas verdes durante todo el año
dando a este invierno olor y vida.
Algunos animales salen de sus guaridas
buscando el sol que alumbra su cuerpo recio por el hielo
sintiendo aquel placer que se hallaba en el olvido
apareciendo en sus diminutas cabezas.
El tiempo pasa en este cementerio viviente
que renacerá como el ave mitológica
de las cenizas de su nada
brotando con tallos nuevos
que anuncian el nacimiento de un ciclo de color.


 
 
Santiago Medina
 
 

 

Entradas populares