Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

viernes, 7 de enero de 2011

Poemas y Frases Pancho Aquino






Francisco “Pancho” Aquino, nace en Berisso-Buenos Aires-Argentina, el 14 de noviembre del 1939. Escritor y poeta autodidacta, publicó su primer libro en 1992 “Añoro” con 53 años de edad, ahora lleva a sus espaldas más de 29 títulos vendidos en varios idiomas, como el francés, español e inglés. De familia muy humilde, realizó sus estudios en la escuela nº1 de Florencia Varela, pero no puedo continuar por vivir en las afueras y por su situación de pobreza. Entre otros trabajó de: peón en hornos de ladrillos, quintas y tambos, boyero, pocero, ayudante en circos, cadete, lustrabotas, canillita, chofer de colectivos y, durante los últimos 30 años se ha desempeñado en el rubro maderero, en desmonte, forestación y ventas. Es fundador, entre otras, de la Sociedad de Fomento Domingo F. Sarmiento de Florencio Varela, El Club de Pesca y Caza de Florencio Varela y la Asociación Cultural Kilmes, de Quilmes. Ejerció la presidencia del Club Nahuel y de la Sociedad de Fomento del barrio Altamira, ambos de Florencio Varela.Colabora con revistas educativas de Chile, México. Venezuela y Pení. Es integrante del grupo literario "Tarumá" de la Secretaría de Cultura de Florencio Varela. Entre 1998 y 2001 coordinó un "Café Literario" en las ciudades de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui.

Ha presentado sus obras en Ferias y Encuentros Culturales, entre los que destacan:
Feria Internacional del Libro del Autor al Lector de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Desde 1996 al presente.


 

FRASES

 


  • Es hermoso andar descalzo... cuando tenemos zapatos.

  • Si nunca caíste, jamás sabrás cómo levantarte.

  • En la vida como en el juego, muchos se conforman con lo que otros arriesgan.

  • Trata de ser feliz con quien amas, si no serás infeliz con quien vivas.

  • Si te di, no lo recuerdes. Si me diste… no lo olvidaré.

  • Si te miro y no me entiendes, ¿para qué voy a hablarte?

  • Si quieres herir a tu enemigo, no uses armas, sólo hazle saber que vives bien, que eres feliz.

  • Nadie es alguien… sin todos.

  • Para el que nunca tuvo nada, tener poquito es… bastante. Para el que todo lo tuvo, tener bastante es… poquito.

  • Al amor, como al oro, si lo perdiste, no lo busques. Quien lo haya encontrado… no te lo devolverá.

  • Trata siempre de subir, pero debes, si es preciso, detenerte, y a veces bajar.

  • No confíes en los mansos. El mar, a veces, también es manso.

  • Si no tienes miedo no eres valiente… eres peligroso.

  • Aunque tengas el poder absoluto recuerda que el día que te llama la muerte… tendrás que ir tú.

  • Un amigo es como la hiedra, se despega de nuestra vida sólo cuando muere.

  • El hombre corre detrás de la mujer hasta que ella decide... alcanzarlo.

  • Cuando el sol se oculta, nadie puede hacer sombra.

  • Podrán cambiar tus palabras, pero jamás tus silencios.

  • Qué pena!... si algún día, logro todo lo que quiero.

  • Qué lástima que es tan corta la vida, ¡tengo tantos sueños!

  • No juzgues por un comentario sino por una trayectoria.

  • Premiar al bueno es predicar la bondad, premiar al malo es… confundir los valores.

  • Si tienes muchas riquezas, no eres su dueño, eres su esclavo.

  • Qué suerte que el eco contesta lo que decimos y no lo que pensamos.

  • En cada vuelo sé que mis alas se van gastando, pero voy aprendiendo a volar.

  • Aún el más bello día, muere al anochecer.

  • A las citas de la vida, casi siempre llegamos tarde. En el día final siempre llegamos a la hora exacta.

  • El ingenio es la herramienta de los pobres.

  • Creemos que algunas cosas, sólo les ocurrirán a los demás, sin pensar que nosotros somos los demás de los demás.

  • Es triste para el hombre. ante la falta de trabajo, ver cómo se oxidan sus herramientas.

  • El modernismo tendría que estar preso, me ha robado las cosas simples que me hacían feliz.

  • Hay que ser muy inteligente para hacer cosas de locos.

  • Lo importante no es la luna sino quien te acompaña al mirarla.

  • Todos los días son distintos no los transformes en iguales.

  • La vida comienza en este instante, lo anterior son sólo recuerdos.

  • Si algo limita tu andar, hazlo a un costado, aunque sea un diamante.

  • El silencio de los grandes hace más ruido que el grito de los mediocres.

  • Los amargos de mi madre fueron los más dulces de mi vida.

  • Por más rico que seas siempre te faltará algo, y ese algo, cuando te falte… será todo.

  • Si nunca lloras tus ojos no tendrán brillo.

  • El mar borra las huellas grabadas en la arena. El tiempo borra las huellas en cualquier lugar que estén.





POEMAS




EL RUIDO



El ruido del martillo me despertaba muy temprano.

Era José, el herrero del barrio.

El golpe contra el yunque sonaba en cada rincón,

en cada patio, en cada casa.

Alguna vez me asomé a la ventana para protestar,

¡molestaba tanto ese ruido!... pero no lo hice.

Al atardecer, cuando las luces de la calle se encendían,

José, con paso cansado, cerraba la cortina y se retiraba,

pero el golpe monótono de la maza contra el hierro

seguía retumbando en mis oídos.

Un día me desperté sobresaltado, como si algo me faltara,

ningún ruido alteraba la paz de la madrugada.

Por la ventana vi que la herrería estaba cerrada,

vi un cartel de letras rojas que decía “Se vende”,

y vi que José se alejaba, cargando una valija vieja.

Salí corriendo, quise decirle que no se fuera,

que no me molestaba el ruido,

pero de mis labios no salieron palabras.

Vi su silueta perderse en la distancia, por última vez.

Ya no me molesta el golpe del martillo,

pero no puedo dormir,

Quietud y ausencia. Demasiado silencio.



 

ERES COMO UNA ESPINA


Cuando te vi, te sentí.

Eras un pimpollo, luchando para ser flor.

No sé si fue tu color, tu belleza

o tu perfume, pero allí me quedé,

acariciando tus pétalos,

tan suaves, tan bellos.

Y sin darme cuenta entraste en mi carne,

de golpe, punzante, un dolor me recorrió,

y aún estás allí, no quiero arrancarte.

Eres como una espina,

la espina de una flor

que me está hiriendo,

entrando en mi sangre,

para mi gozo.

Quédate, no importa mi herida,

quédate... te amo.


 


AMOR DE POETA

 
No puedo bajarte una estrella,

ni apagar el Sol,

o secar los mares,

como muchos poetas te prometen.

Yo sólo puedo amarte a mi manera,

dejando a las estrellas, al Sol y al mar

donde están y como están.

Sé que parece poco,

pero es todo lo que tengo.

Así te amo.





Entradas populares