Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Envidia por Mario Beer-Sheva




Estoy sin trabajo, al segundo golpe en la puerta fui pronto a abrir. Y ahí estaba, ella o él, no sé bien. Las primeras palabras que de su boca salieron: ¿Aquí vive el poeta, que escribe tan bien, y para cada ocasión tiene el verso apropiado para una reunión? Señor o señora... ¡Señorita! Si a usted no le molesta, aún no he encontrado el hombre que me interesa a mí. Bien, señorita, le aseguro que usted a llegado a la puerta correcta para encargar un trabajo, que seguramente la va a conformar, y que como en otros tantos casos usted será nuestra mejor publicidad. Bien señor poeta, le diré que necesito. El poema es para un amigo que tuvo la fortuna de llegar a rico, gracias a su inteligencia, su dedicación, su paciencia y sobre todo a su capacidad de trabajo. A todo esto debemos reconocer su empeño, de años y años, y así llegó a lo que es. Sacrificó vacaciones, en el mar o las sierras, y hoy es rico.! Pero que digo, por Dios, no es rico es riquísimo. Es mucho más rico de lo que se pueda imaginar. Me impresiona, señorita, es un hombre digno a la constancia y el trabajo. Es todo un ejemplo a imitar. ¡Pero que está hablando ignorante, que sabe usted un pobre poeta, que se gana la vida fabricando versos para los demás! ¡No quiero perder el tiempo, tome nota de lo que quiero, y seguiré con mi trabajo! Quiero que el poema hable, de que la vida es muy corta, y digna de disfrutar, y que es una gran tontería, trabajar y trabajar, que debe dedicarse a buscar una buena señorita (como yo) y que sea la envidia y la burla al amor. Bien señorita, ya he tomado nota, dígame su nombre para que pueda retirarlo a última hora de hoy.
¡Envidia ! Así me llaman, payaso tristón.



Mario Beer-Sheva




Entradas populares